Día 13. Martes 6 de enero

Vaya jornadas intensas quedan por delante, queda construir parte de la textura del disco, una vez lista la estructura y  el tejado. Esas texturas las tenemos que conseguir muy lentamente, buscando en cada momento qué se necesita y cómo conseguirlo, algo que logre dotar a cada tema del carácter preciso y concreto que va pidiendo.

Es por lo que se utilizan guitarras, amplificadores, pantallas, procesadores de efectos y micrófonos distintos. Pero esta forma de trabajar, la forma en la que Javi graba las guitarras, también implica cuestionarse la idoneidad o no de un arreglo, si es necesario o no, o incluso, generar arreglos nuevos para secciones que originalmente no tenían nada.

Es un proceso muy creativo, a veces frustrante y tenso, pero efervescente. El sistema que estamos siguiendo es el siguiente. Nos sentamos y escuchamos el tema, vamos parando, probando cosas y decidiendo. Una vez tenemos un mapa de las secciones y lo que necesitamos (bases, arreglos…) nos ponemos manos a la obra y empezamos a grabar y doblar.

Ayer prácticamente liquidamos el primer tema del disco, uno de los más rockeros, y para ello empleamos casi exclusivamente la combinación Gibson LesPaul y Bogner Ecstasy. La microfonía empleada no ha variado mucho; lo que sí lo han hecho son los arreglos. Este primer tema, una vez lo hemos vuelto a oír esta mañana tras avanzar mucho ayer por la tarde, dista mucho de la maqueta original, lo que pone de manifiesto que el estudio se comporta como una incubadora de ideas nuevas, en las que todo crece y se desarrolla hasta alcanzar su forma definitiva.

Cada tema tiene su historia y su proceso. Hoy hemos realizado un total de tres temas: dos de la primera sección del disco y uno de la sección final, la famosa bulería que tanto trabajo está costando. Para las bases hemos usado la misma combinación de ayer, pero conforme hacíamos arreglos y guitarras limpias, hemos ido introduciendo la Fender Telecaster, consiguiendo otro tipo de texturas muy diferentes.

En general, el sonido está siendo muy amplio y abierto, sonando rockero pero con mucha claridad, que es un poco el mensaje último de este disco, lo que queremos contar. Yo veo a Javi muy ilusionado y disfrutando, y yo intento hacer lo mismo. No se graba todos los días en un estudio como este, y con alguien como Javi. Así que, como siempre os digo, todos estos momentos y vivencias quedarán reflejadas en el disco. La música funciona así, es como una radiografía del alma; en este sentido, los músicos no podemos mentir.

Mañana penúltimo día, también guitarras. Cómo pasa el tiempo. Pase como pase, y lo que pase, os seguiré contando.

Buenas noches.

J. Zagalaz

volver arriba

Vídeo destacado

Lo último de Alhándal

Videoteca