Día 7. Domingo 28 de diciembre

Generalmente, en el sur la nieve es algo así como los unicornios o los dragones. Y cuando hemos llegado esta mañana al estudio nevaba copiosamente aunque sólo cuajaba en los picos de los montes colindantes. La bucólica imagen era evocadora, pero el frío no nos ha gustado un pelo. Ha estado todo el día nevando y lloviendo, y costaba entrar en calor. Aún así, hemos intentado contrarrestar el gélido ambiente con tomas de bajo por la mañana y de voz por la tarde.

A Paco le quedaban un par de detalles del último tema del disco y un tema entero. Las tomas han sido excelentes y hemos cerrado el episodio del bajo. Ha estado todo a un nivel altísimo, es una pasada sentarse a ver cómo Paco traza las líneas de bajo y cómo se va pegando todo a las baterías de Txar. El disco está sonando grande, las sensaciones son inmejorables.

Por la tarde, de nuevo, hemos seguido con las tomas de voz. Hoy se ha terminado un tema precioso que, además, ha quedado increíble. El modus operandi, como contaba ayer, es que Yiyi y Javi van montando el tema hasta que tienen el asunto arrinconado. Entonces es cuando me avisan, me acerco, e intento ofrecer una perspectiva fresca y más externa. Mientras tanto, yo sigo en el despacho practicando para los doblajes de españolas, mi verdadero reto en esta grabación. Son muy exigentes y delicadas, así que mañana madrugaré para calentar antes de ir al estudio. Tengo buenas sensaciones y me encantaría tenerlas listas antes de la hora de comer, ¡cruzaremos los dedos!

A última hora, he pasado a ver las tomas de voz del día, como decía, muy satisfactorias. Y justo antes de terminar, han llegado Txar y Germán, y hemos estado planificando qué vamos a hacer en Noche Vieja, una pasada poder compartir momentos entrañables con gente tan especial.

Nada más por hoy. Mañana regresa el reto. Ya os iré contando.

Buenas noches.

J. Zagalaz

volver arriba

Vídeo destacado

Lo último de Alhándal

Videoteca